Kari Cardozo: "Este año no fue fácil, pero con ayuda de la Virgen todo se puede"

La exmodelo Karina Cardozo es una fiel devota de la Virgencita Azul de Caacupé y la semana pasada ya fue hasta la Basílica para agradecerle por los favores recibidos. "Este año, fui especialmente para agradecer por la salud de mi familia", dijo Kari, quien hace ocho años tuvo un grave problema cardiaco, del cual salió airosa gracias a la intercesión de la Virgen de Caacupé", mencionó a TVO.

Karina Cardozo acude a la Virgen de Caacupé, tanto en los momentos buenos como malos, y siempre recibe sus bendiciones, contó a TVO al iniciar la nota.

Por ello, la semana pasada ya fue junto a su familia y su novio a visitar a la Virgen Serrana en su Basílica, ubicada en el departamento de Cordillera. “Yo siempre, todos los años, voy para agradecerle a mi amada Virgencita de Caacupé que me cuida. ¡Es tan buena nuestra madrecita! Tengo testimonios muy fuertes de fe, ella sana todo, no importa de qué religión seas, nuestra Virgencita de Caacupé siempre intercede por nosotros ante Dios”, expresó emocionada la exmodelo.

Karina Cardozo
<p>Karina junto a su novio, Adel Omairi, en la basílica de Caacupé.</p>

Karina junto a su novio, Adel Omairi, en la basílica de Caacupé.

También nos contó que su novio, Adel Omairi, es devoto de la Virgen Azul. “Él recree en la Virgen de Caacupé. Tenemos una imagen en nuestra casa. Él se encomendó a ella cuando su mamá estuvo con cáncer y también cuando su hermana pasó por la misma enfermedad, y la Virgencita intercedió por ellas y sanaron ambas. Y conste que él es de religión musulmana, de igual manera le tiene mucha fe y mucho amor y devoción a la Virgencita de Caacupé”.

“Este año fui especialmente para agradecer por la salud de mi familia y de mis seres queridos. Este año no fue fácil, pero con su ayuda todo se puede lograr y ya pasaron ocho años de aquel momento difícil de salud que me tocó vencer gracias a su intercesión”, dijo la comunicadora, quien también destacó: “Me emociono cuando llega su día, porque es tan poderosa y buena. La Virgencita de Caacupé nunca nos deja solos”.

Dejá tu comentario