Consejos para empezar bien el 2020

Estamos ansiosos y a la vez nerviosos por saber qué nos depara un nuevo año. Por eso, el portal digital Muy Interesante, hizo una lista con algunos consejos que podrían servirte para empezar con toda la buena onda, saludable y mucho mejor el 2020.

Enero es un mes que puede ser utilizado para reflexionar sobre nuestros logros y fracasos en este 2019 que se está yendo. Sería bueno analizar los últimos 12 meses para rescatar las experiencias que pueden hacernos crecer y mejorar como personas en todas las áreas de nuestra vida. Además, renovar intereses y objetivos para este nuevo año.

Tomate unos días de reflexión antes de empezar y pensá concretamente qué es lo que querés lograr. Podés iniciar cuando creas que estás preparado y tengas claro lo que deseás conseguir.

Y si no lograste algunos propósitos en el 2019, no te desanimes, un nuevo año representa una nueva oportunidad para hacerlo. Te damos 10 consejos que podrían serte útiles.

10. Escribe los propósitos en papel

En un papel dibujá dos columnas. En la izquierda, escribí los pensamientos negativos que tengas sobre vos que puedas tener presentes. En la derecha, poné lo opuesto: una declaración positiva. Una vez terminado, leé la lista de los pensamientos y propósitos positivos y enfocate en ellos. Tu vida puede cambiar si así lo deseas. Es más, un estudio demostró que el simple hecho de poner por escrito tus objetivos aumenta la probabilidad de lograrlos en un 42%.

9. Sé consciente de los pensamientos negativos

Cuando un pensamiento negativo entra en tu mente, intentá no darle importancia alguna. Permitir que ronden por la mente puede ser un mal hábito y se gasta mucha energía haciéndolo. Quitá los pensamientos contraproducentes y todo irá mejor.

8. Usá tu energía en cosas que podés controlar

No podés cambiar a otras personas o lo que haya sucedido en el pasado. Pero sí controlar tus reacciones ante ellas y lo que hacés en el momento presente. Enfocate en crear posibilidades para el futuro, centrándote en el acá y ahora. El futuro comienza hoy.

7. Create un horario semanal

En base a los propósitos de Año Nuevo que hemos puesto sobre el papel, creá un horario semanal. Intentá que las actividades diarias se conviertan en una rutina. Dejá que ella haga el trabajo pesado por vos, para ayudarte a que te resulte más fácil, hacé copias de ese horario y colocalas en las partes de tu casa por las que siempre pases, con eso será más difícil que se te olvide.

vivir bien

6. Compartí tus objetivos con la familia

Compartí el horario con tu círculo más íntimo familiar y hablá sobre tus expectativas. Puede ayudarte de dos formas: para compartir la experiencia de tus propósitos y mantener una idea positiva de los mismos. Tu familia también va a querer ayudarte en la medida de lo posible.

5. Construí tu meta con tus éxitos

Sin importar lo pequeño que pueda ser el éxito. Eso no es lo importante. Creá la base con mínimos incrementos de cambio y sé feliz con tu progreso.

4. Escribí un diario de recompensas

Si lo necesitás, podés crear una tercera tabla en tus objetivos semanales o mensuales con recompensas por llegar al siguiente pequeño logro. Recompensate con un libro que estés deseando leer, ir a comer a donde quieras, etc. Siempre sin perder de vista la meta final. Sentirse orgulloso de los pequeños pasos –y otorgarles un pequeño premio– nos llevará a conseguir lo que buscábamos con más tranquilidad y menos presión. Además, nos aportará una motivación extra.

3. Aprendé a decir NO

El NO, no es una palabra negativa. Al contrario, debemos aprender a decir NO a todas aquellas solicitudes de los demás que nos restarán tiempo y espacio que necesitamos para cuidarnos mejor y evitar el agotamiento.

2. Cuidate

Tenés que convertirte en una de tus prioridades para poder trabajar a un nivel óptimo en todas las áreas de la vida. Eso implica dormir al menos 7 a 8 horas cada noche, comer saludablemente y hacer ejercicio. Si no seguís estas directrices, será más complicado cargar con todo el peso del día a día, más tus objetivos, sin cansarte.

1. Tu entorno es importante

Tu entorno te afecta, y puede influenciarte de forma positiva o negativa. La familia y los amigos nos ayudan a dar forma a los valores y las conductas, así que es aconsejable rodearse de personas que puedan darnos un empujón, no arrastrarnos hacia abajo, ¿está claro? Siempre para arriba.

¡Feliz año 2020!

Dejá tu comentario