Sebas Rodríguez, el picante periodista que a su corta edad ya fue parte de varias polémicas

Sebas Rodríguez, el picante periodista de Telefuturo y Latele, querido por muchos y no muy apreciado por otros, es un joven de 26 años que llegó a la capital del país desde la ciudad de Yaguarón, buscando cumplir sus sueños y ambiciones.

En una charla con TVO, Sebastián Rodríguez contó que, luego de terminar el colegio en 2011, empezó a estudiar la carrera de Periodismo en Asunción. En ese entonces aún vivía en su pueblo natal y se desplazaba hasta la capital exclusivamente para fines académicos.

Fue en el 2015 cuando empezó su carrera de manera oficial en los medios y decidió permanecer en Asunción. El polémico comunicador en su aún corta trayectoria en los medios ya llegó a ser el foco de atención en algunas situaciones.

Sebas es conocido por realizar preguntas sin filtros a sus entrevistados. Ese fue el recordado caso que involucró a la banda popular The Fenders. Rodríguez aún recuerda ese momento de su carrera, pero asegura que con eso ya está todo bien.

¿Cómo empezaste acá tu carrera en los medios?

- En el 2013 creé un blog de entrevistas; en realidad fue por una tarea. Teníamos que entrevistar a dos personas conocidas. Hice eso y lo subí, y como las personas eran conocidas, promocionaron en sus redes. Entonces dije: “Qué bueno está hacer esto”, y ahí empecé a buscar gente a quién entrevistar; tipo, me iba a las radios y decía que era para la facultad, pero era para mi página.

Conversé con varias personas, figuras de los medios, hasta que una vez fui a radio Venus y conocí a Carmiña Masi. Le habré entrevistado dos veces, y le gustó mi trabajo porque, aparte de lo escrito, hacía videitos para promocionar. Seas quien seas, se llamaba mi página. Ella me dijo: “Si querés promocionar alguna de las entrevistas que hacés en la radio, podés venir cuando quieras”. Yo, megacaradura, le pregunté por qué no tenía un bloque en su programa. Ahora me doy cuenta de que me pasé un poquito parece, pero me dijo que no había problema, le di mi número y ponele que tres días después me escribió.

Sebas Rodriguez

¿Y qué pasó luego?

- Después de eso, tuve el bloque en su programa Dios te salve, mediodía, y arranqué ahí. Estuve también en TVO dos semanitas, reemplazando a alguien que salió de vacaciones, pero como estaba con la facultad, me era imposible trabajar, vivía en Yaguarón todavía; entonces esperé, pero empecé en el programa de Carmiña. Desde ahí se dieron ciertas cosas, como lo que pasaba en los bloques iba saliendo en los diarios, y así.

Luego me invitaron a TeleShow porque tenía un segmento en YouTube llamado Expedientes secretos del espectáculo. Eso fue en el 2015, y lo de Carmiña en la radio, en 2013. Me llamaron porque mis videos dejaban entrever las contradicciones de los famosos, y algunos se enojaban.

Me decían: Feliz cumpleaños, Titanic a pedal, kumanda ka’aru (poroto de tarde), empanada de chancho, timbre de avión

¿Cuál fue la información más candente que encontraste en ese entonces?

- Justamente estaba Aníbal Pachano en nuestro país, y yo hice un contraste sobre cómo era en Paraguay y en Argentina: acá era re bueno, y allá, superpolémico y picante. Tengo entendido que a él le molestó eso, que vio porque se publicó en los portales y le llegó.

Entonces me invitaron a TeleShow y Pachano estaba de panelista en ese momento. Ahí tuvimos nuestro encontronazo. Él estaba reenojado, porque después fuimos al corte y me dijo de todo, eso se grabó y pasaron al día siguiente. A raíz de eso fue que me invitaron a No somos ángeles, donde también me peleé con todos (risas).

¿Pensaste que ya no te iban a llamar después después de eso?

- Pensé que nunca más me iban a llamar, pero dos semanas después gente del canal me contactó. Me dijeron que querían que haga mi segmento para uno de los programas de Latele. Fue así fue como empecé, y hacía la producción de ese segmento para No somos ángeles. Tiempo después se levantó el programa y, por suerte, estaba trabajando en paralelo con otro portal. Eso fue en 2015.

Luego, en enero por ahí me llamaron de nuevo y me dijeron que necesitaban un redactor para la página de TeleShow. Con el paso de los meses querían promocionar el sitio en los programas; ahí fui al programa de Pelusa (Rubin) y desde entonces me quedé como panelista, porque le gusté a ella y a la producción. Iba antes de TeleShow, que cuando eso era a la noche.

Sebas Rodriguez

¿Ahí te diste cuenta de qué era lo que querías hacer?

- Siempre supe. Viste que uno ve lo que es más rentable. Además, me gusta y me va bien: yo vivo de esto, me mantengo, me gusta el entretenimiento, eso es lo que me atrae de la tevé. No me gusta ningún periodismo que no sea de ese tipo, porque Pelusa, por ejemplo, es actualidad y entretenimiento, pero lo que es así noticiero o programa serio, no. Me quiero divertir, y a mí me redivierte mi trabajo, eso es lo más bueno, creo yo.

¿Cómo te sentís internamente al trabajar con figuras como Pelusa, Junior y en TeleShow, además del Baila?

- La verdad, es un privilegio. En Pelusa creo que soy el más joven. Empecé de chico y sigo empezando. A los 19 tuve mi primera experiencia en radio con Carmiña. Imaginate. Si bien no tiene muchos años en los medios, era una figura fuerte ya en ese momento, y después Pelusa, no puedo explicar que es todo un privilegio, algo increíble también.

¿Sentís que te hiciste más conocido luego de tu cruce con The Fenders?

- Puede ser, fue más polémico y viral. Por ejemplo, el otro día fui a un lugar a bailar, y ya todos en pedo, se me acercó alguien y me dijo: “¿Vos sos el que le cagaste a The Fenders?”. Eso fue lo que me hizo más masivo, porque si bien el El gran show es un programa megapopular, que todo el mundo ve, lo de este grupo me hizo más conocido.

Sebas Rodriguez

¿Tenés el apoyo de tu familia en todo esto que estás haciendo?

- Sí, aunque al principio se asustaban de las peleas y eso, como aquella vez que Camarasa me quiso pegar en El gran show. Pero ellos no miran mucho, ponele que eso pasó un sábado y el lunes repitieron en El Resumen. De repente les dio miedo, pero por lo visto confían en mí y saben que no voy a hacer nada que pueda perjudicarme. Con mucho miedo, pero me apoyan.

¿Qué planes tenés para más adelante?

- Vos sabés que no sé, siempre te preguntan eso, inclusive tu propia familia. Si me decís qué metas tengo dentro de los medios, es seguir trabajando, para mí esto ya es un trabajo y es lo que quiero.

¿Sentís que esto ya es un tipo de logro?

- Sí, y es lo que me gusta. En algún momento seguro voy a sentir que ya no me agrada o que ya no es lo que quiero, y ahí pensaré en eso. Pero en este momento no pienso en otra cosa más que seguir creciendo en lo que hago ahora.

Sos querido, pero a la vez no tanto. Hay gente que te ataca en redes, ¿cómo lo sobrellevás?

- Sí, pero no me importa. Muchos dicen que me hago del superado, pero ¿cómo me va a importar algo que me dice gente que ni conozco? Porque ya son demasiados comentarios como para que me importe. A veces leo y me río.

Eso sí, soy de leer, recuerdo que en Telefuturo subieron mi foto por mi cumple y abajo había como 6.000 comentarios y 2.000 compartidos otra vez. Te juro que fue el cumpleaños más feliz de mi vida, nunca por ahí me sentí tan importante, y todos así recontra ponían a prueba su creatividad.

Me decían: “Feliz cumpleaños, Titanic a pedal, kumanda ka’aru (poroto de tarde), empanada de chancho, timbre de avión, de cementerio, etcétera. Te juro que me maté de risa con los comentarios. A mí no me afecta lo que digan, creo que la gente que comenta está para eso; ellos consumen esto y no me puedo enojar, es parte de esto.

Sebas Rodriguez

¿Cuál fue el momento más difícil que tuviste que pasar en los medios?

- Fue cuando pasó lo de The Fenders, pero no por la gente, sino porque mis compañeros no entendían. Por ejemplo, cuando eso Junior (Rodríguez) y Piroka (Víctor Gavilán) se sintieron perjudicados. Quería que entiendan que eso nunca perjudicó al programa en realidad, sino lo contrario, sirvió muchísimo. Es algo que quedó ahí, seguro no tiene la misma latencia que en ese entonces, pero la gente me sigue diciendo cosas sobre eso.

Para mí no le perjudicó para nada al programa ni al grupo; al contrario, les sirvió muchísimo y se les dio más shows, salieron de gira internacionalmente, hasta hicieron un megafestival por esa situación en su pueblo. Eso fue lo difícil, incómodo, sentí que mis compañeros me señalaban en ese entonces por lo sucedido. Hoy ya no me molesta, ya está todo bien.

¿Algún caso en el que hayas pasado un poco de vergüenza?

- Para mí que siempre paso pelada, no sé, como que ya perdí ese miedo. Hasta ahora no me pasó, por suerte. Lo que más me dio vergüenza fue cuando Silvia Süller me besó en la boca al aire, eso me causó un poco de vergüenza.

¿Algún mensaje para tus seguidores y no tan seguidores?

- Que se acostumbren nomás ya, porque demasiada importancia me dan de repente para dedicarme tantas líneas en sus comentarios. No me voy a morir por un comentario de Facebook que me pongan, voy a seguir respirando y trabajando, así que suéltenme un poco y no me den tanta importancia.

Dejá tu comentario