Nelson Haedo y su familia: una bella fusión de varias culturas

La familia Haedo Valdez aceptó formar parte de una tierna sesión fotográfica para la revista TVO, en conmemoración del primer año de la pequeña Leonie. En una calurosa siesta de sábado, llegaron hasta el Jardín Botánico para posar en medio de la naturaleza. Pasá y mirá.

Nelson y Martynka Haedo cumplieron 11 años de casados el pasado viernes 13 de diciembre. La pareja tiene tres hijos: Samuel, de 13 años; Noemí, de 11; y la pequeña Leonie, quien cumplió un año el sábado pasado. Ese día, el León Guaraní y su familia compartieron con revista TVO y posaron para nuestras cámaras en una tierna sesión al aire libre.

Familia Haedo

La elegancia de los Haedo combinaba con la belleza del espacio verde en el Jardín Botánico. El mimadísimo de la familia, el perro Indio, también les acompañó en algunas fotos. Después de varios años, Nelson y Martynka volvieron a la vida de cambiar pañales y contaron cómo sobrellevan la fusión de varias culturas: la paraguaya, la alemana y la polaca.

Familia Haedo

Martynka nació en Polonia y proviene de una familia de dos culturas: su mamá es polaca y su papá es alemán. "Yo crecí entre dos culturas. En realidad, mis hijos crecen con tres: la polaca, la alemana y la paraguaya", expresó. Ella conoció a Nelson en Alemania, cuando él jugaba en el Werder Bremen. A la hora de criar a los hijos, fusionar las costumbres de sus países resulta todo un reto.

Familia Haedo

“Tratamos de conllevar con ellos, que yo hable lo que es paraguayo, el español más que el guaraní. Porque ya se les complica después con el inglés, alemán y español, y meterle otra vez guaraní creo que ya es mucho”, contó Nelson.

Familia Haedo

Sin embargo, el futbolista explicó que, a pesar de eso, ellos llevan todo el conocimiento y la tradición paraguaya en la sangre, como pedir la bendición y muchas cosas que nos caracterizan. Resalta que él está para eso y las tradiciones y costumbres alemanas ya quedarían a cargo de Tynka.

Familia Haedo

Desde el punto futbolístico, el plan del León Guaraní es continuar en Cerro Porteño, tratar de ganar algún campeonato el siguiente año y que todo salga mejor en lo colectivo. También habló de ese sentimiento que lo une a la hinchada de su querido club azulgrana.

Familia Haedo

“Yo creo que entre la hinchada y Nelson Haedo hay una química especial, y eso me enorgullece mucho, representar al club del que soy fanático y sentir el apoyo es lo máximo del fútbol”, resaltó. Para él, entrar en la cancha y escuchar su nombre es muy especial.

“Para mí que les pasa a todos los jugadores, o a mí en especial: antes y después conecto con lo que dicen afuera, pero ya una vez que pita el silbato, trato de centrarme en lo que pasa dentro del campo de juego”, agregó.

Familia Haedo

El deportista aún no tiene muy claro su destino luego de terminar su etapa futbolística dentro de la cancha. Al consultarle si se quedaría en nuestro país o irían al continente natal de su esposa, ellos respondieron que sigue siendo una incógnita, algo que están analizando. Probablemente lo sabrán cuando él “se deje” del fútbol.

Familia Haedo

Un poco antes de marcharse, porque estuvieron a mil por hora entre la producción y el festejo del cumpleaños de su pequeña, tanto Haedo como Tynka expresaron que desean que Leonie siga iluminándolos, goce de buena salud y, con el tiempo, el destino le marcará su propio camino.

Por supuesto que el capitán de Cerro Porteño no se olvida de sus seguidores y no le queda más que agradecerles por todo el cariño que recibió este año, especialmente a los que estuvieron siempre apoyándolo y dándole su voto de confianza. “Les deseo felices fiestas a cada uno de ellos”, finalizó Nelson Haedo.

Familia Haedo

Dejá tu comentario