El simpático relato de Pabla Thomen sobre sus inicios en el modelaje

Con una foto de 1998, la modelo paraguaya reveló qué fue lo que le inspiró para presentarse al concurso de belleza que la llevó a la fama.

Como es habitual, Pabla Thomen hizo reír a todos sus seguidores de redes sociales con un relato simpatiquísimo sobre sus comienzos en las pasarelas. Para eso, la modelo paraguaya residente en Chile compartió una foto #tbt de 1998, cuando participó del certamen Miss Concepción 99.

"Después de mi elección como Raída Potî de mi colegio, me visitaron los organizadores de Miss Concepción. Y como sabía lo que me iba a decir mamá, rechacé bien nomas ya la invitación. Estaba en época de exámenes finales, y me quedé pensando en ese concurso, más que nada en el premio, era una BECA UNIVERSITARIA COMPLETA en la Universidad Americana", comenzó relatando Pabla.

Aclaró que en ese entonces, para ella, ir a una universidad privada en Asunción era impensable, impagable e inalcanzable, por lo que después de mucho pensar se animó y se presentó al concurso. Contó que su mamá se enojó, pero que su papá le apoyó y le llevó a comprarse su primer traje de baño para la pasarela.

Pabla Thomen.jpg

Muchos fueron los obstáculos que tuvo que superar, más por la falta de recursos. Las ropas que usó para el concurso fueron prestadas, al igual que sus accesorios; optó por zapatos con tacos gruesos, porque no sabía caminar en tacos; sus uñas no estaban pintadas, incluso indicó que las llevaba cortas porque tenía el hábito de comerse las uñas.

Aunque para ella era algo imposible ganar, porque del certamen participaban hermosas modelos con mucha experiencia, puso actitud a la situación y en ningún momento se achicó. Fue así que le seleccionaron como Miss Fotogénica, lo cual valoró muchísimo. Pero había algo que ella no se esperaba y realmente le sorprendió: el presentador anunció que la ganadora de Miss Concepción 99 era ella.

Así, logró tener su beca completa y se recibió de ingeniera en Marketing y Publicidad, en el 2004. En su época de estudiante también tuvo que superar muchos desafíos, ya que el choque cultural le costó bastante. Pero como lo logró, dejó un mensaje a las personas: nunca rendirse aunque parezca imposible.

Te dejamos su relato completo:

Primera parte

Después de mi elección como Raída Potî de mi colegio, me visitaron los organizadores de Miss Concepción. Y como sabía lo que me iba a decir mamá, rechacé bien nomas ya la invitación.

Estaba en época de exámenes finales, y me quedé pensando en ese concurso, más que nada en el premio, era una BECA UNIVERSITARIA COMPLETA en la Universidad Americana. Ir a una universidad privada en Asunción era impensable, impagable, inalcanzable. Faltando creo que unos días para el concurso, mientras estaba estudiando para mis exámenes finales del colegio,( -no que se rían) dije: " Dios, dame na una señal, si esa beca es para mí". Cuando dije todo eso, volvió a salir la promoción del concurso en la tele, parecía ko que alguien me agarró de mi brazo y me llevo hasta el teléfono que estaba en la sala ( teníamos ko teléfonoooo), y llamé para preguntar si podía inscribirme todavía, me dijeron que sí. Y después le conté a mamá lo que hice. Y otra vez ella con el mismo discurso: Mba'éicha piko ejapo upéicha!!. Demasiado tarde ya es para que te presentes!! De dónde vamos a sacar plata para comprar para tu zapato y para tu malla???!! ( esas cosas tenía que llevar para la preselección) su presión se le subió todo, vi que agarró su zapatilla para tirarme, ya corrí si que ya para que no me pegue. Kilombo apoha jeýma che.

Mi papá que era militar en aquel entonces, no estaba casi en casa, y mamá le llamó al cuartel para contarle. Si no fuera por el apoyo de él, otra hubiera sido mi historia. "Eheja tojerremanga chupe kuéra" le dijo mi papá ( Dejá que se remangue la camisa, expresión metafórica para decir: Dejá que se enfrente a sus contrincantes. Se entiende, verdad?). Mi papá me llevó a la tienda Sartori ( existe todavía?) para comprarme mi zapato y mi malla, era la primera vez que iba a usar traje de baño!!! Aje proba la che malla en el vestidor. "Oike piko nderehe?" Me decía, papá. " No sé si me queda bien" le dije. "Mostrame" he'i chéve. "Tengo vergüenza" le dije. " Mba'ére piko re tîta, che ko nde túa" abrió si que ya la cortina. " Sí, te queda bien" me dijo. Después elegí el zapato con el taco más grueso, para darme estabilidad, no sabía andar en tacos. Che mo galleta rasýpa "DESASTRE KO PABLA".

Después ya llegaron los organizadores de Miss Paraguay a Concepción para la preselección, ensayos, entrevista, elección ere eréa, Guillermo Rolón era el akã guasu de Miss Paraguay. Los camarógrafos del SNT, los jurados y algunas misses, entre ellas la Miss Concepción 98, Karina Urquart ( me acuerdo le pedí un autógrafo. Hermosa era).

Yo me iba hasta Piscis Marina Club en bicicleta para los ensayos, che rova pytãmba aguahê, añemoka pe che bigote ry'ái. Y guardaba bien mi bicicleta, ani ojemonda mba'e chehegui. Oveve jeýta amo'a akue che akãre mamá zapatilla si llegaba a pie a casa.

Cuando volví a casa le dije a mamá: fulana y sultana van a participar ( eran las top model de ese momento, mucha experiencia en pasarela. Ha'éma ndéve, ni una posibilidad). "Nderegana mo'ái" ko me dijo mi mamá. "Fulana va a ganar, es de "la sociedad" ", pe che ánimo yvýre.

Hicimos fotos y de ahí iban a elegir a la Miss Fotogénica. Ehecha ningo che, ajeha'ãmbaite para asegurar por lo menos un título de consuelo.

Momento de la entrevista. Prácticamente ahí se definía la gran parte. Nos peinaron y maquillaron. Añemoka che bigote ry'ái ha aha aguapy para la entrevista. El primer jurado de los 5 que me entrevistaron, era un representante del canal 9 era de nacionalidad suiza, y hablaba apenas el español. Y mi apellido le llamó la atención, y le dije que mi abuelo era suizo y apenas hablaba español, así como él. Seguí hablando de mi familia y de otros temas. Sentí que le caí bien. Después de hablar con el resto del jurado, había servicio de cáterin. Ehecha algunas participantes manzanita, agüita mante ojagarra. Yo con otras candidatas ro carga ore plato, milanesita, sanguchito'i, coca cola katu ore vásope. Kóa ndaioctávai, pensaba, porque en casa me esperaba mi merienda-cena cocido con leche con galleta cuartel ( en serio, no miento)

Para el día del evento, una tienda, para las que no tenían ropa de fiesta, nos prestó el vestido para esa noche. El primero que me probé llevé.

Ha oiko la concurso.

(Hasta acá nomas. Demasiado largo mi relato) si quieren, en el próximo posteo les cuento todo. Les dejo foto de mi pasada en traje de baño.

Segunda parte

La elección se hizo en el Polideportivo, mamá no se fue, siguió el concurso por la radio, tampoco papá, le tocaba guardia en el cuartel, mis dos hermanos Pablo y Adolfo me acompañaron.

Ya me iba a tocar mi primera pasada en traje de baño, morotî sakã che retyma, nunca me bronceé,ni crema ko me puse "Actitud, actitud, actitud" me repetía. "Sonrisa,sonrisa,sonrisa" apracticá che sonrisa. Participante número ooonceee PABLAAA THOMEEEN, he'i la presentador. Aike che, ojehendu la jepopete. Oryryipa che rova nerviogui. Ajapo che pose, ajere, ajere, "acloseá"

Después la pasada en traje de noche, péa katu hasyvénte. En cámara lenta teníamos que caminar. Menos mal tenía mi zapato tractor o si no me iba a desequilibrar. "Aníke re'áti Pabla" me decía a mi misma. Che chusca a desfila con mi vestido negro prestado, no me acuerdo si alguien de la producción o una candidata me prestó unos aros porque ni accesorios tenía, siiiiiimple la che pinta, ni mis uñas pinté, no tenía luego ha'upa nergiogui.

Las preguntas si que ya nos hicieron. El concurso de Raída Potî me ayudó , ya tenía experiencia para hablar en público. Vyresa fue eso para mí.

El momento de la definición. Nervio memete. La Miiiiiiss Fotogénicaaaaa eeeeeesssss,

Participanteeeee númerooooo oooooonceeeee: PABLAAAA THOMEEEN !!! Avy'a kaka, aaseguráma peteî banda. Ou la "bouquet de flores", me pusieron mi banda, tiraba besitos al público. Chéntema! "Algo es algo", decía.

Upéi ojehenói la segunda princesa, una de las top model. La primera princesa, otra candidata, la que mamá decía que iba a ganar.

Y después....oiko la redoble de tambores ..."La MIIIIISS CONCEPCIÓÓÓÓN 99 eeeeess , la que representará al departamento de Concepcióón en el concurso de MISS PARAGUAY 99 eeeeesss , que se realizará en el centro de eventos del Banco Central del Paraguay eeeeeeeees" (nunca ko decía), mis hermanos salían cada rato a fumar de los nervios.

La chica que estaba a mi lado me dice: vos parece que saliste. Ekirîrî - le dije

Ha upéi he'i jey la presentador... LA MIIIISS CONCEPCIÓN 99 EEEES LA CANDIDATAAAAA NÚMEROOOOOOOO ( Ndopavéi)...OOOOO ....redoble de tambores jey, pausa, silencio total.

Ha upéi....eeeeeeesss la CANDIDATAAAAAAA NÚMEROOOOOOOO... OOOOONNNNNCEEEE . PABLAAAAAA THOMEEEEEEEEEEN

Ehecha che hermano kuéra pororóicha opo vy'agui. Mi mamá empezó a llorar cuando dijeron mi nombre por la radio. Mi papá se enteró al día siguiente recién, creyó que no gané, porque no le pasaron la llamada cuando mamá le llamó esa noche para contarle.

Ya vinieron si que a ponerme la corona, me dieron si que ya mi "bouquet de flores", mi trofeo,mis regalos de Nivea ( amo esta marca, me recuerda demasiado esa época, huelo sus cremas y me transporto a ese momento) y después me entregaron lo que tanto quería y por la cual me presenté, en una carpeta verde estaba el certificado de mi BECA universitaria 100% en la Americana. Ya era un hecho que estudiaría en una Universidad chuchi.

La verdad yo no sé por qué gané. Las otras candidatas estaban mejor preparadas que yo y se merecían. Pero la suerte estuvo de mi lado. Mba'e jajapóta, suerte es suerte.

Aunque el futuro sea incierto, aunque te digan que no podrás, aunque sea difícil el reto, inténtalo igual con la mejor actitud y hacele caso a tu intuición y dejate llevar donde tu destino lo decida. Mi moraleja gua'u.

Terminé el colegio, hice mis maletas ha che jopo veve paraguaýpe.

Ni tuke ligué en Miss Paraguay.

Rápidamente me inscribí en la universidad, ya había empezado las clases hacía un mes. Y mi primer día fue un baldazo de agua fría por el choque cultural.

Dejá tu comentario