Mercedes Sosa, 54 años de su primera actuación en el Cosquín

Este jueves se cumplen 54 años de la primera vez que Mercedes Sosa actuó en el Cosquín. Este fue el escenario que le permitió dar el gran salto artístico y abrió las puertas para que el mundo disfrutara y sintiera sus canciones.

Se cumplen 54 años de histórica hazaña del cantante Jorge Cafrune, en el festival Cosquín de 1965, que significó el principio de la fructífera carrera artística de Mercedes Sosa durante muchos años.

Esta historia la destaca el doodle del buscador de Google que resalta la figura de la argentina con el pelo suelto, partido al medio, un poncho y su inseparable bombo leguero.

la negra.jpg
"<pEl doodle donde se celebra a "La voz de los que no tienen voz"." la="" voz="" de="" los="" que="" no="" tienen="" id="5081454-Libre-893978316_embed" />

El doodle donde se celebra a "La voz de los que no tienen voz".

Cafrune desafió a la comisión encargada del evento para ofrecer al público “el canto de una mujer purísima, que no ha tenido oportunidad”, refiriéndose a Sosa, quien subió a cantar solo con su contundente voz y una caja.

Ese concierto marcó un antes y un después en la vida de La Negra, quien desde entonces comenzó a ser reconocida y valorada tanto por el estilo folclórico, como por la letra de sus canciones, cargadas de historias y de reivindicación.

“Tuve un éxito muy grande y ahí ya me contrató la Philips para grabar. Fue una actuación muy importante en mi carrera. Es más, fue la definitiva", dijo en su momento la artista sobre aquel festival, según publicó este miércoles La Nación de Argentina.

Su nombre completo es Haydée Mercedes Sosa, nació en Tucumán el 9 de julio de 1935. Su papá era obrero en una fábrica de azúcar y su madre era lavandera.

En su casa le decían Marta, nombre que en principio querían darle sus padres. Los fanáticos la conocían como La Negra, por sus rasgos que delataban sus orígenes, una mezcla de emigrantes e indígenas, pero el mundo entero la conocía como La voz de América Latina o La voz de los sin voz por escribir letras reivindicativas y de denuncia.

Mercedes Sosa- Todo cambia

Comenzó a cantar a los 15 años, cuando una amiga la convenció de participar de un concurso de canto en una radio, que ganó, pero tuvo que seguir cantando con un nombre falso, por miedo a que sus padres se lo prohibieran.

Se definía a ella misma como cantora y no como cantante. Sobre la primera palabra, explicaba que se refería a quienes deben cantar, y la segunda a quienes pueden hacerlo, publicó el portal El País.

Pero, después de alcanzar el éxito y la fama, fue vista por el Gobierno dictatorial argentino, en los años 70, como una amenaza. Después de estar presa injustamente decidió vivir unos años en España y otros en Francia.

Regresó al país en 1982 tras la recuperación de la democracia y se coronó en su tierra como ícono contracultural, ofreciendo, junto a otros artistas argentinos, shows multitudinarios que se consagraron como espacios de resistencia.

Algunas de sus canciones más conocidas son: Canción con todos, Alfonsina y el mar, Gracias a la vida, Como la cigarra, Zamba para no morir, La maza, Todo cambia, Duerme negrito y Calle angosta.

Su último trabajo discográfico, Cantora, fue un disco doble de versiones pop de temas propios y clásicos del cancionero del rock nacional.

También grabó canciones a dúo con artistas de distintos estilos musicales como Charly García, Caetano Veloso, Shakira, Vicentico, Luis Alberto Spinetta, Gustavo Cerati, Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina.

Mercedes Sosa falleció a los 74 años en el 2009, a causa de una complicación de salud. Tuvo un hijo y tres nietas. Su heredero, Fabián Matus, lanzó en el 2015 Lucerito, un álbum póstumo con la voz de su madre, que incluía 14 grabaciones inéditas que ella registró en 2000.

Fuente: Diario Última Hora

Dejá tu comentario