Norita Rodríguez: "La farándula está llena de siliconas"

Durante sus años de trayectoria, Norita Rodríguez supo desarrollar dos facetas: Nora, la persona que es en realidad; y Norita, la figura de los medios que, según explica, es lo que pide el público. En esta nota, la mediática no se guardó nada.

Con 35 años de trayectoria, y con 47 de vida, Norita Rodríguez se mantiene siempre fresca, espléndida y en busca de nuevos aprendizajes y oportunidades. Podría decirse que es de todo un poco: bailarina, coreógrafa, nutricionista, ingeniera en informática y mucho más.

Una de las mediáticas más picantes y directas de la farándula charló con TVO e hizo un repaso de su trayectoria, sus mejores y peores momentos, de la diferencia que hay entre Nora (quien es en realidad) y Norita (la figura de la tevé que vemos en cada oportunidad) y hasta de su vida sentimental, ¡habló de casi todo! Mirá qué dijo.

“El día que no hablen de mí, me parece que sí estaría muerta”, señaló Rodríguez.

Justamente fuiste tapa de TVO hace 10 años. Desde tu perspectiva, ¿qué cambios vivió Norita esos últimos tiempos?

- Sigo bastante igual, pero estoy más madura, más centrada. Antes yo tomaba decisiones a la ligera, ahora me cuesta más, no tomo de una como antes. Pienso más, consulto, trabajo con gente específica en cada área. Tengo un coach y dos asesores que me dan ideas, escucho sus opiniones y lo que dice la gente, les pregunto qué les gusta de mí o qué cambiarían. Me gusta que la gente me diga qué quiere innovar, yo respeto todo y aprendo, porque la persona que menos esperás te puede enseñar algo para toda la vida.

Norita Rodriguez

¿Te arrepentís de algo en tu vida?

- Me arrepiento de una sola cosa: cuando me divorcié, no luché por las cosas que eran mías. Yo dejé todo, debí haber peleado por lo que me pertenecía, hoy en día no lo volvería a hacer. Soy muy sencilla, no me importa el dinero, ni tener 20 casas, porque ya tuve y no me hace feliz lo material. Pero siento mucho por las cosas que perdí, porque hoy podría usar en academias u hogares: me gusta mucho compartir, especialmente con niños y animales. No tengo un centro donde pueda ayudar específicamente, pero sí tengo amigas que lo hacen, y trato de estar en contacto y preguntarles qué necesitan, pero no puedo ayudar como quiero, quiero ayudar más.

¿Lo que vemos en tevé es un personaje o es la auténtica Norita?

- Lo que hago en televisión es un personaje, tengo dos secretos gracias a los cuales estoy durando en televisión. Uno: no me acosté con nadie, la que se acuesta está en 50 programas, de mañana, tarde y noche, es la primera dama del momento. Pero luego viene otra más joven, linda y toma su lugar. Yo sigo siendo la primera dama del público; el que me elige y dice que esté o no es el público. Y dos: soy lo que la gente quiere que sea, porque yo no soy realmente así.

Norita Rodriguez

¿Cómo es la verdadera Nora?

- Soy tímida, callada, los que me conocen saben que si yo llego a un lugar y todavía no están ellos, tengo vergüenza y me retiro otra vez. Mi personaje es lo que la gente quiere que sea. Sí hay un poco de Nora en detalles como el odio al maltrato animal y al abuso infantil, eso no voy a perdonar jamás, a nadie que abuse ni que sea cómplice de eso. Nora es de hacer las cosas bien, de manera recta, trabajadora y luchadora, todo lo que tengo me costó ganarlo. Tener espacio en el canal para mí no fue fácil y mantenerme tampoco. Nora es estudiosa, tranquila, megaarchiplusinteligente (risas), porque a veces ya no se me entiende y tengo que bajar unos cambios. Me gusta hablar mucho de historia, política, religión y todo ese tipo de cosas de las que Norita jamás habló. Ella tiene que caerle bien a todos y a todas las edades, llegar a la familia.

¿Podés contarnos un momento muy feliz y otro muy triste de tu vida?

- El momento más feliz de mi vida fue cuando recibí mi título de profesora de danzas. Me costó, me pusieron miles de inconvenientes. Uno, por ejemplo, porque te recibís a los 18 y yo lo hice a los 17. Todo era problema, me costó muchísimo y recibir eso fue algo como: “Tengo este título porque no me rendí”. Porque si lo hacía a la primera, segunda o tercera, no lo iba a obtener. No es el título más importante, quizás en el sentido de que la gente me dice, ¿por qué? Sí soy licenciada en Nutrición e ingeniera en Informática también. Para mí es más importante ser profesora, adoro enseñar y haberme recibido fue lo mejor que me pasó.

El momento más difícil fue cuando falleció mi abuela. Yo nací en Argentina y a los tres años me trajeron a Tava’i, Pirayú, a la casa de mi abuela Tomasa. Tenía una granja con muchos animales, ella me crió, por más que a los siete me fui a Itauguá, no me adapté y entonces me pusieron a estudiar porque era una nena hiperactiva; eso fue un gran acierto de mi mamá. Pero cuando falleció mi abuela, no pude llorar y hasta hoy no puedo ir a un velatorio o entierro, fue algo que me marcó y hasta hoy no supero. La reextraño, fue ella quien me transmitió el amor a la danza, en especial a la paraguaya. Mi abuela vivía con su rodete y con su kygua vera (peineta). Poquito antes de fallecer me lo regaló, encima era de oro y tenía piedras de verdad. Hasta hoy no lo supero.

Norita Rodriguez

¿Tenés algún deseo que aún no lograste conseguir?

- Cambiar el mundo, sufro mucho cuando hay gente mala, que hace daño a los niños y animales, eso es algo que me parte el corazón y no sé qué hacer para poder ayudar. Poco a poco estoy haciendo cosas que también me hacen bien, como por ejemplo cuidar el medio ambiente. Eso es algo que todo el mundo dice, pero nadie lo siente, yo sí. Estoy haciendo mi casa en San Bernardino y es un contenedor reciclado, con luces de paneles solares, agua de pozo con filtro y casi todo lo que hay adentro es reciclado.

¿Tenés un proyecto para presentar a nivel municipal o nacional para la defensa del medio ambiente?

- Del medio ambiente sí, y también lo dije muchas veces en TeleShow, solo que ahí soy más drástica. También, para los violadores propongo la castración química, porque evidentemente esas personas tienen problemas y generalmente son recurrentes. A los que maltraten a los animales me gustaría que fueran presos, porque ellos también son seres vivientes y aunque no tengan lágrimas, sufren como nosotros. Somos muy ignorantes, hacemos cosas que ningún animal haría a otro, decimos que somos humanos e inteligentes, vamos al colegio y a la universidad. Pero hay veces que eso no hace que seamos educados ni que tengamos empatía con los otros seres vivos.

Norita Rodriguez

¿Cómo te ves de acá a los próximos 10 años?

- Me veo así de energética, con más planes. Pensemos en Norita cuando empezó, como bailarina, después como conductora y fui capacitándome. Porque hoy una modelo dice: “Yo evolucioné, ahora soy periodista”, y jamás pasó por una universidad, fue a un curso de dicción o a proyectar la voz al menos, y está haciendo 50 programas. Pero “evolucionó ya”, y no es así, uno no cambia porque recibe la oportunidad, uno lo hace porque se prepara para cuando le den ese lugar y esté ya en condiciones de poder hacer un buen papel y trabajo.

Empecé como bailarina, después como conductora, profesora, coreógrafa y hoy me estoy preparando para ser directora. De hecho ya estoy incursionando en varias actividades como directora artística de algunos programas, pero no me dan la oportunidad.

¿Por qué creés que no recibís esa oportunidad?

- Me puse a pensar, ¿por qué no me dan la oportunidad? ¿Porque mi personaje es alocado? Y eso que en todos los canales me conocen, tengo más de 35 años en televisión. Entonces, ¿porque soy mujer? Siempre tengo un director hombre, nunca una mujer y ¿por qué? Yo quiero que las mujeres tengamos puestos iguales al de los hombres, yo me siento más capacitada que muchos que fueron antes mis directores, pero me callé y respeté, aunque me di cuenta de que realmente no estudiaron, no están informados o no tienen la trayectoria; uno con los años va aprendiendo también.

Otra cosa que se me vino a la mente sería: ¿porque soy paraguaya no me dan la oportunidad de ser directora? Porque siempre mis directores son extranjeros, tienen que venir de otro país, no importa si no tienen idea de lo que están haciendo. Yo no sé, ¿o será que realmente no tengo condiciones? Me cansé de esperar y ahora yo misma voy a dirigir mi programa y voy a hacer lo que me gusta, que es un programa web. Así que estoy a full con eso.

Hablaste sobre no acostarte con nadie y de las modelos que evolucionan... ¿Tenés en mente a alguna persona que, según vos, utilizó esos métodos?

- Tengo en mente tres primeras damas, pero no podés decir nada malo de ellas, porque son las mimadas del momento. Estoy hablando de 35 años, me vienen así tres a la cabeza que me da risa ahora. Las que están hoy me dan pena, porque realmente ellas creen que están capacitadas, y una no está en esa condición por recibir de otra manera ese puesto. Uno lo está por el buen trabajo, por la calificación y el estudio, o quizás por la habilidad. Porque no podés decir: “Soy periodista”, si nunca pisaste una universidad. Seguís siendo lo que sos, o lo que eras antes. Cuando termines tu facultad y te entreguen tu título, genial. O de lo contrario, hay muchísima gente que triunfó en los negocios sin tener título universitario, no estoy de acuerdo con que no se estudie. Pero también está el tema de perseverar, intentar, hacer cursos. Al menos darlo todo y ponerte las ganas, no ponerte siliconas.

Norita Rodriguez

¿Qué planes tenés para este 2020?

- Quiero tener tiempo para mí, ver series, estudiar lo que realmente me gusta. Hoy en día observo internet y veo qué puedo estudiar, qué aprender, desde lo más simple hasta lo más complicado. Como la gente que me imita dice: “Cose, cocina, baila, canta, actúa”, eso es lo que quiero, saber hacer de todo. Algunas van a salirme bien y otras mal, entonces si yo hago algo como directora o lo que sea, voy a poder corregir si tengo idea de cómo es, pero si nunca estudié ni escuché algo sobre eso, no estoy actualizada con lo último que salió en tecnología (que es lo que me encanta, parezco un robot en mi casa, todo es tecnológico), no podré hacerlo correctamente.

En el caso de que haya un Baila 2020, ¿te gustaría ser jurado nuevamente?

- Les soy sincera, no quiero formar parte, porque creo que hay que darle oportunidad a otra gente. Pero me di cuenta de que cuando no formé parte, faltaba. Creo que urgentemente tienen que crear otra Norita o alguien parecida, porque ¿cuál es la diferencia entre lo que yo hago y lo que hacen las demás? No necesito chuparle la media a nadie para estar donde estoy y no me gustó ver eso: chupamedias. Soy como soy con todos, puntúo como tengo que puntuar. Una cosa es hacerlo profesionalmente y otra emocionalmente, beneficiando a la persona porque es mi prima, mi amiga o porque me dio un regalo; eso por ejemplo me molestó. Lo dije y lo vuelvo a decir.

¿Qué decís que le falta a la actual farándula paraguaya?

- Gente inteligente, está llena de siliconas nuestra farándula. Las paraguayas son las más lindas del mundo, no critico eso. Pero, ¿dónde están los y las inteligentes? ¿Dónde estás los y las que sobresalen por decir cosas que te das cuenta que otro no te va a decir?

Norita Rodriguez

En esta temporada, ¿cuál sería tu música preferida para bailar?

- A mí me gusta escuchar música árabe, porque la escucho y ya estoy moviendo las caderas. Pero escucho de todo, español, inglés, lento, rápido. Solo el rock metal pesado que escucha mi hijo lo que me hace doler la cabeza y le digo: “Os, me duele la cabeza por tu culpa”, y él se mata de la risa, tenemos gustos musicales superdiferentes. Somos superopuestos y eso nos divierte a los dos.

¿Estás en pareja?

- Sí, estoy. Estuve muchísimo tiempo con un paraguayo y corté, después volví y ahí dije: “No, voy a cortar no más ya”, y lo hice realmente. Ahora estoy saliendo con un argentino, con el que primero entablé amistad. Nos presentó Alejandro Stoessel, porque es su amigo, y luego nosotros lo fuimos. Yo lo admiraba tanto, porque es empresario y hace cosas superespectaculares. Entonces siempre le escribía preguntándole cómo hacía sus eventos y otras cosas, todo el tiempo le preguntaba. Y justamente Stoessel dijo: “Che, ustedes se pasan hablando todo el tiempo”, y yo le contesté: “No, somos amigos”. Y ahora, por circunstancias de la vida, hablamos más que nunca y dijimos: “Bueno, vamos a probar”, y estamos en eso.

¿Hace cuánto tiempo?

- Y hace cuatro o cinco meses, probando como novios.

¿Querés contarnos cómo se llama?

- No es conocido ni nada, pero siempre lo mantengo en secreto, sino hay alguna que está por ahí al acecho. Entonces prefiero no más que sea así, solo para mí. El resto de mi vida sí es de todos ustedes, pero mi pareja es solo mía.

Dejá tu comentario